-->

Tres cafés... tres amigos



Hoy es un día especial. Por un lado, como ya les he mencionado, se ha sumado un amigo a las filas, Jorge. Sí, el mismo que estuvo tomando un café conmigo inaugurando este espacio, en una charla que disfruté muchísimo y en la que sin dudas quedaron muchas cosas por decir. ¿Quien sabe?, quizás algún día nos sentemos a continuarla. Por otra parte, nuestro invitado de hoy es un amigo de la casa, de esos, como se suele decir, "de fierro".

Para su presentación les solicito un poco de su colaboración, tal vez el término más adecuado sea, "imaginación". Cierren sus ojos y dibujen en sus mentes el siguiente escenario (sólo lo necesario, claro está, porque tienen que seguir leyendo):

"Una larga alfombra roja. A ambos lados de la misma, dos filas de hombres -cinco de cada lado- con unas largas trompetas en sus manos y listos para hacerlas sonar. Sí, de esos extraños sujetos vestidos con pollerita corta y calzas, y un peinado a lo Cristobal Colón. No, esos no, me refiero a músicos de la corte de algún castillo de la edad media. Se abre una gran puerta para dar paso a nuestro invitado, quien hace su ingreso anunciado por el sonido de las trompetas.

"¡Damas y caballeros, con ustedes... El Rasa!"

Gabriel: Hola Raúl, como sabrás, aquí estás en tu casa. Así que ponete cómodo y decinos que te gustaría tomar. Obviamente, nuestra especialidad es el café.

Raúl: Gracias! Que lindo esto! Lo estaba esperando!. Respecto al café prefiero que sea un capuccino, o un café fuerte pero con azúcar. Para acompañarlo unas medialunas de grasa. Los alfajores los traje yo de regalo, una cajita de Merengo, un pequeño presente, como para no caer con las manos vacías.

Gabriel: Jorge, ¿cómo se dice en estas ocaciones? Ah... no te hubieses molestado. (risa perversa) Bien, voy a preparar los cafés. Ustedes dos ya saben, hagan lo suyo.

Raúl: ¿Me dejas a Jorge de entrevistador? ¡Que orgullo ser el primero! Bueno, no me va a costar hablar -en realidad nunca me costó-, dado que Jorge es como mi "hermano mayor" jejeje.

(Psst, sí, a ustedes que están del otro lado del monitor. Hoy voy a hacer el papel de oyente. Tengo la oportunidad de estar con dos amigos en una mesa de café, ¡y qué más lindo que verlos conversar!)

Jorge: Por ahí leí que fue Juanguis quién te metió en esto de bloggear, ¿cómo fue eso?

Raúl: Si, fue él quien me acercó a este nuevo mundo. Pero antes déjame que te cuente como "conocí" a Juanguis. Hace un tiempo y buscando no se que cosa me topé con un foro y me registré. Como en todo registro dejé mi dirección de Messenger, y una noche, teniendo mi sesión abierta, él me saludó, me agregó y se presentó. Desde ahí nos hicimos grandes amigos, me presentó al resto del grupo que formaba el foro, y llegué a conocer de más cerca, si así se le puede llamar, a otros integrantes. Pero con Juan no se, si por hallarnos a distancias mas o menos cercanas o simplemente por afinidad, continuamos comunicándonos. A menudo nos hablamos via Messenger o SMS. Es un gran amigo a pesar de no tener el placer de conocerlo personalmente, es más, ni siquiera conozco su voz. No me preguntes el motivo, pero ya se dará, ya nos juntaremos algún día cara a cara a compartir una gaseosa, sí, Juan no bebe alcohol. (sonríe y continúa)

Bueno, hasta ahí una introducción, ahora voy al grano. Un día Juanguis me contó que estaba creando un Blog, palabra extraña que llegaba a mis oídos. Básicamente me explicó que era como una "pagina web" donde uno podría tener su espacio, poner lo que quiera y sobre el tema que sea y los visitantes tenían la posibilidad de comentar los artículos.

Menuda descripción me atrajo de inmediato y me decidí a crear mi blog. Al principio no tenía un tema específico, yo ponía de todo, lo que encontraba y llamaba mi atención lo subía, era fácil hacer copy & paste y en poco tiempo tenía el blog con una considerable cantidad de posteos. Pero después le perdí entusiasmo, las visitas no llegaban, los comentarios mucho menos y copiar y pegar resultó aburrido. Entonces mi blog cerró sus puertas, lo eliminé sin avisarle a nadie... después de todo nadie me leía.

Jorge: Lo primero que uno piensa al entrar a tu blog es: "a este pibe le gustan los fierros". "Debe ser uno de esos fanáticos que anda todo el día con las manos engrasadas y tiene un auto que nunca funciona porque está siempre medio desarmado". Pero, apenas uno se pone a leer y lo recorre, se da cuenta que debe haber algo más, mucho más. ¿Sós de los que tienen baldes con carburadores remojándose en kerosene? ¿Quién sós? ¿el de Nitrox?¿el de Hora Libre? ¿los dos? ¿ninguno?

Raúl: (Rie) Soy los dos, si querés conocer mi pasión, visitá Nitrox pero si te interesa descubrir mi alma, pasá por Hora Libre.

Te cuento como nacieron estos blogs. Al tiempo de cerrar mi blog me llegaron unos comentarios preguntándome que había pasado. Eso me sorprendió, ni me imaginaba que alguien pudiera haberlo leído. Y en mí había quedado una pequeña llama encendida, un gustito sobre bloggear.

Entonces me decidí a crear uno nuevo. Pensé distinto. Quería armar un vlog temático, buscaba dentro de mí algo que me gustara, que me apasione y me dí cuenta de que eran los "fierros". No era muy difícil; si trabajé en un taller con venta de repuestos, si después me pasé a una distribuidora de autopartes, si no me perdía un solo programa de El Garage, si miraba Auto al Día, A todo Motor y otros cuantos más, y como si fuera poco compraba el Clarín los miércoles por el suplemento Autos y gastaba unos cuantos pesos al mes en revistas de autos y motos; la respuesta estaba ahí.

Entonces surgió Nitrox, un blog de autos, algo de motos y cosas raras con motor pero distinto, lo hago con mis palabras. Basta de copiar y pegar, leo y si algo me interesa lo posteo pero redactando yo y resaltando lo que a mi me importa. Y eso me gustó, empezaron a llegar visitas, a comentar y llegué a personas a las que no les interesan mucho los autos pero que leen mi blog porque lo hago por así decirlo, sencillo.

No tengo el gran número de visitantes ni mucho menos, son pocos pero fieles y encima cada tanto se agrega alguien más y eso esta muy bueno. Si escribo sobre lo que me gusta y cuando tengo ganas y encima alguien lo lee y lo comenta, ya está, que más puedo pedir.

En mi casa no vas a hallar baldes con carburadores sumergidos en kerosene, pero si vas a encontrar un balde, con shampoo para autos, una silicona perfumada, varias franelas y cepillos de cerdas suaves. Porque quiero los autos y las motos, porque no sabré reconocer cada parte de un motor pero sí puedo decirte lo que ama su dueño a ese coche, lo que representa para él, y lo que pensó el fabricante cuando lo construyó.

Es también algo así como ver el alma del auto, ¿no?

... perdón tengo la garganta seca, hablo demasiado, ¿me traerías otro cafecito?

Gabriel: Creo que este encuentro amerita hacer una excepción en cuanto a la bebida. ¿Que te parece una cervecita bien fría, y una buena picada? Supongo que Jorge no se opondrá.

Raúl: Por mi sería genial, es más -miro por la ventana- ya empezó a oscurecer así que se presta para una "espumosa".

Gabriel: A ver... haciendo lugar en la mesa...

Raúl: Ahora si, gracias, prosigo...

Hora Libre surgió hace muy poco, noté que por ahí tenia ganas de decir otras cosas, de hablar de la "vida", de lo que me pasaba. Es como esas ganas que tenía ahora de hablar con ustedes, ¿vieron? Ganas de hablar con un amigo de vez en cuando y contarle algo. Es como mi diario, mi pequeño y sencillo espacio. Ahora ,ya estoy metido en este mundo blogger y no me voy más. (risa perversa) Esos son mis dos blogs, ese soy yo. Soy el loco al que le gustan los autos y soy por dentro como aquella persona que escribe en Hora Libre.

Jorge: En muchos de los blogs que entro, miro un poco y veo al Rasa comentando :D Digamos que, en este mundo, el tener un comentario de Rasa, es una señal de que vas por buen camino, vendrias a ser como el Page Rank de Google. Entre vos y yo, hay gente que me ha dicho que escribe cosas y espera tus comentarios. ¿Te diste cuenta que has despertado una especie de Rasamania? Lo debés haber notado cuando tuviste el accidente.

Gabriel: Es más, ya he leído en los más afamados blogs dedicados a trucos de Blogger, la explicación de cómo modificar la plantilla para colocar un banner animado con la leyenda: "Powered by Rasa". Perdón, no pude con mi genio. Prometo no interrumpir más. (Aquí sonrío yo, perversamente)

Raúl: Epa! eso me gusta, Gabriel, no descarto la idea de crear el banner, jajaja pero sería como demasiado.

Una Rasamania... cuando estuve ausente de este mundillo web lo noté, es verdad, me llegaban mensajes, me llamaban, gente a la que no conozco, pero que si tuve acceso por Internet. Y eso me daba muchas fuerzas y me llenó de emoción. Ni te cuento cuando volví a visitar los blogs y leí los mensajes que me dejaron, los post que me dedicaron, eso es hermoso, es impagable. Que alguien que está a cientos de kilómetros, que tiene sus cosas, sus ocupaciones, su vida en fin, te dedique un momento para saludarte, para darte fuerzas, es increíble.

Significa que hay gente a la que le importo mas allá de mi familia y amigos, me hice querer y para alguien como yo, eso es sumamente gratificante y me emociona hasta las lágrimas. Y después dicen que la pantalla es fría, que acá el contacto no existe, ¡por favor!, ya comprobé que ello no es cierto.

Jorge: Sé que te gustan los memes (hombre extraño), los juegos de PC (¿en serio tenés 300?), y ¿qué más?

Raúl: Jajaja si, lo memes me gustan porque me encanta opinar, por ejemplo, soy de los que responde cada encuesta que hay en la web o cuando me paran por la calle para alguna. Disfruto de dar mi punto de vista, mi opinión, por más que no sea tenida en cuenta yo hablo igual, jejeje.

Los juegos son como mi mundo aparte, mi burbuja. Me permiten por un rato aislarme de todo y meterme de lleno en otra dimensión. Es verdad que tengo más de trescientos y cada vez que sale alguno, leo una reseña del juego y si me gusta, me lo compro. La placa aceleradora de mi compu ya la cambié muchas veces debido a los requerimientos de este vicio. Pero es mi forma de distraerme y no reniego de ello ni del poco o mucho dinero que me lleve.

¿Y que más me gusta? Me gusta esto, una charla entre amigos, un buen momento. Por ejemplo nunca fui muy de salir a bailar, me atrae más una reunión en alguna casa, una noche de peña, un cumpleaños o una escapada a algún bar. Hoy, ya más grande y aburrido disfruto de unas cervezas, una rica comida, con la visita de amigos y de la compañía de una personita recién llegada que vino a revolucionar todo: Vicky, mi sobrina, que me hace soñar con llevarla a pasear, con comprarle todo lo que desee y mal enseñarla. Es lo que me motiva para volver a caminar cuanto antes...

Perdón, pero me emociono...

Jorge: Para terminar, una pregunta medio tonta. Tuviste un accidente fiero, muy fiero ¿qué cambió después de eso?

Raúl: Uff! Muchas cosas. Empezás a darte cuenta de todo aquello que haces cotidianamente y no valoras. Es horrible a los 26 años tener que pedir ayuda para cosas que antes hacías sólo. Pero notas que todos te quieren dar una mano.

En mi cambiaron muchas cosas, ya no puedo salir ni "al kiosquito de a la vuelta", me perdí el bautismo de mi sobrina, pasé unas fiestas tristísimas estando internado, pero acá estamos.

Tener este accidente me ayudó a darme cuenta de que no hice las cosas tan mal, darme cuenta de que esta actitud que tengo ante la vida rindió sus frutos y eso me llena de orgullo. Pero principalmente este trago amargo en mi vida me sirvió para no olvidarme nunca de dar las gracias.

Jorge: Entonces, para no ser menos, dejame darte las gracias por haber compartido esta mesa y ojalá la hayas pasado bien.

Raúl: Me gustó mucho la charla, espero que algún día se repita, perdónenme por el llanto, que por momentos no pude evitar, pero soy así.

Hasta luego amigos, déjenme pagar al menos la mitad del café jejeje, yo soy así, todo a medias, compartido.

Gabriel: Si con Jorge vemos que metés una mano en el bolsillo, te vamos a dar de nalgadas. :D

En serio, hoy vas a tener que hacer una excepción, porque el café lo invitamos nosotros. Lo que sí, tomaremos tu palabra de que vas a volver a sentarte a esta mesa.


Rasa ya se retiró. Nos miramos con Jorge y los dos coincidimos en que el flaco es un fenómeno. Fue un verdadero placer el tenerlo aquí contándonos sus vivencias, opinando, mostrándonos "su alma".

Pero ha llegado la hora de cerrar el bar y aún queda un asunto pendiente; el tirar la moneda para ver quien barre y quien limpia la mesa.
¿Algunos de ustedes tienen una moneda?

6 comentarios:

rasa dijo...

Gracias Gente! La pasé muy bien por allá!!! Y algún día volveré!!!

Gracias por tan grato momento!

The Jocker dijo...

Realmente me gusto mucho la nota, el RASA, es un pibe de Fierro y de 10.
Realmente no lo conozco en persona, pero mediante sms o en el foro, Nos cruzamos siempre ,
y el pibe tiene la mejor saludos
The jocker

juanguis dijo...

Mmmm, me parece que al rasa lo estan sobrevalorando mucho eh... jejeje

Bastante larguita la encuesta eh, como hicieron para armarla tipo conversacion?

Bueno che, un saludo para el rasa, y para de llorar un poco che...

rasa dijo...

jejeje es una entrevista no una encuesta.

Un abrazo grande amigo!

steppenwolf dijo...

the jocker: Es verdad. Como ya hemos mencionado, fue un gusto el poder charlar con el bepi.

juanguis: Es un honor el tener a quien le dio el empujón al rasa, para que ingresara en este mundillo de los blogs. Por lo de la charla, es que la magia del café todo lo puede, amigo.

A ver cuando ambos -the jocker y juanguis- se toman un feca con nosotros.


Saludos

Nico dijo...

De las mejores que he visto, muy bueno! Y aquel que me invitaste hace ya unos cuantos días está pendiente. Saludos