-->

Adictos al e-mail



Webeando, cómo solemos decir, me encontré con una noticia que me dio que pensar. No en la noticia en sí, si no, que debo tratar de evitar visitar ciertos sitios.


Consejos para controlar la adicción al e-mail


En Estados Unidos la adicción al correo ocasiona pérdidas en las empresas.




¿Cuántas horas de su vida le dedica a revisar ese buzón virtual al que llegan cientos de mensajes de personas que usted ni siquiera conoce? (Café de por medio: ¿Victima del spam? ¿Alguna persona que se inscribe en listas de correo de cualquier cosa? ¿Alguien que llevará impreso su e-mail en la remera? Porque de no ser así, resulta algo extraño. Al menos a mi me escriben sólo aquellos a los que le di mi dirección de e-mail. Y por lo general, los conozco)

Antes de iniciar este texto, pregúntese: ¿a qué es usted adicto? La primera respuesta, seguramente, es "a nada, soy libre de vicios". Pero haga un examen más detenido. No piense solo en las adicciones comunes (cigarrillos, alcohol, drogas, etc.); usted puede ser un 'adicto' por ver fútbol, al trabajo, a la limpieza, incluso, al correo electrónico. (Café de por medio: la única opción que podía contestar, está invalidada. Más sí, me prendo un faso y sigo leyendo)

En Estados Unidos, un país donde la dependencia del correo electrónico está llegando a niveles enfermizos, Marsha Egan, una investigadora estadounidense, creó un listado de pautas para superar esta moderna y tecnológica adicción.

"Hay una crisis en el país a nivel empresarial, pero muchos ejecutivos no tienen ni idea de ello", afirma Egan, quien agrega que "ellos no imaginan lo caro que les resulta".

La investigadora, que es ahora considerada como una entrenadora personal de desintoxicación del correo (Café de por medio: Y yo que pensaba que sólo en este país se inventaban puestos inútiles), cita como un caso de este problema individual y corporativo a uno de sus pacientes propietario de un BlackBerry (una clase de teléfono celular que permite recibir y enviar mensajes electrónicos).

El hombre, mientras jugaba golf y se reunía con un cliente potencial para cerrar un negocio, (Café de por medio: Ninguna boluda para seleccionar pacientes) revisaba su correo justo después de golpear cada bola. (Café de por medio: Entonces este paciente debería ser tratado también por algún especialista en desintoxicación de celulares. ¡Oh, my God!)

Su manía era tan perturbadora que el cliente se puso nervioso, salió huyendo y no terminó siquiera el juego. (Café de por medio: Nah, seguramente estaba perdiendo)

Egan también comenta que otro de los casos más frecuentes que llegan a su consultorio son las personas que cansadas de comprobar que su buzón está vacío, cada vez que pasaban delante de un computador, se enviaban mensajes a sí mismas. (M'ija, a estos se los llama locos, dementes, orates. El mail, es sólo una excusa)

(Café de por medio: Tomen lápiz y papel. Aunque pensándolo bien, memoricen, no vaya a ser cosa que después se vuelvan adictos al lápiz y al papel)

Los consejos

El mandamiento fundamental de la técnica de Egan es "admitir que el correo electrónico te está controlando. Aléjate de tu necesidad de comprobar el correo electrónico cada 10 minutos".

Otros pasos que según la investigadora conseguirán que las personas alcancen una mejor vida laboral e individual son "comprometerse a mantener la bandeja de entrada vacía" (Café de por medio: Mirá que fácil era ser feliz), y "establecer momentos y tiempos límites para la revisión del correo electrónico".

Así mismo, recomienda "ocuparse inmediatamente de cualquier mensaje que pueda ser respondido en dos minutos o menos, pero a la vez crear una carpeta para los correos que llevarán más tiempo". (Café de por medio: En otras palabras, ser un e-mail dependiente ordenado)

Egan, por ahora, no planea crear clubes de reunión para 'enfermos' del correo, pero ya tiene previsto un encuentro mensual para 'e-mailers anónimos' que será a través de teleconferencia.

A veces pienso -cuando la lectura de mis mails me lo permiten-, que el que dice que no hay trabajo, es por falta de imaginación.

2 comentarios:

Keys dijo...

Jajajaja, mijooooo eso es para que yo cuando acabe la carrera pueda tener donde elegir, debe de ser tremendamente gracioso tratar con este tipo de personas ¿no te parece?. Muchos besos!!! Y buenas noches ;)

Pequeña saltamontes dijo...

Vaya... admitir que una tiene un problema no es fácil. Y heme aquí, entre una tesis y mi adicción a la red. Es que si la dejo abruptamente temo que me de una crisis de abstinencia...